© 2020 All Rights Reserved Joshua Kelly Ministries

Ministerio "De Venta"

January 19, 2020

 

¿Alguna vez ha navegado por las redes sociales y ha pensado cuánto han cambiado los ministros, los ministerios y la forma en que las personas predican el Evangelio? Es sorprendente cómo podemos alcanzar a millones de personas diariamente a través de las plataformas de las redes sociales. Es sorprendente la cantidad de seguridad en sí mismos que los predicadores pueden obtener al interactuar a través de una pantalla. Es hermoso ver a Jesús extendiéndose tan rápidamente a las naciones de todo el mundo a través de pantallas grandes y pantallas pequeñas en dispositivos de mano.

 

El acceso a nuestro poderoso y hermoso Jesús para algunas personas está a solo una pantalla de lejos. De hecho, podríamos compartir con ustedes tantos testimonios de matrimonios restaurados al ver nuestras enseñanzas en nuestras plataformas de redes sociales. Testimonios de personas oprimidas siendo liberadas, homosexuales dando sus vidas a Jesús y siendo completamente cambiados, y otros sanados de enfermedades incurables.

 

Pero debemos tener cuidado de no convertir nuestro ministerio en un producto de venta. Las redes sociales han contribuido a esto grandemente. Hemos creado nuestras propias páginas de ministerio, con opciones para darle "Me gusta", para calificar y dejar comentarios, y paginas con formas para solicitar y reservar ministros y ministerios. Aunque todo esto es útil para alcanzar a los perdidos y muy conveniente. Podría ser peligroso para nuestros corazones con la mentalidad equivocada.

 

No debemos pensar en nosotros mismos o en el ministerio que Dios nos confió como "producto de mejor calidad" o "producto de menor calidad" que el resto de nuestros hermanos y hermanas. El hecho de que alguien tenga puntajes más altos, más "me gusta" o más invitaciones, no los hace más populares, o más ungidos, o mejores. Debemos tener cuidado como iglesia y cuerpo de Cristo de cómo vemos las estadísticas de Internet sobre las personas. Un ministro que no grita es tan ungido como los que sí gritan. Un ministro que no ve milagros es tan ungido como los que sí ven milagros. La Biblia dice en 1 Corintios 12 que el Espíritu Santo ha dado diferentes tipos de dones a las personas. "A unos Dios les da por el Espíritu palabra de sabiduría; a otros, por el mismo Espíritu, palabra de conocimiento; a otros, fe por medio del mismo Espíritu; a otros, y por ese mismo Espíritu, dones para sanar enfermos; a otros, poderes milagrosos; a otros, profecía; a otros, el discernir espíritus; a otros, el hablar en diversas lenguas; y a otros, el interpretar lenguas." (1 Corintios 12:8-10 NVI)

 

 

Ungido simplemente significa consagrado para propósitos divinos, el mismo Espíritu Santo sobre cada elegido, sobre cada uno llamado a ministrar al Señor. ¡A lo largo de las Escrituras encontramos que el Espíritu de Dios viene sobre las personas para usarlas para Su gloria!

 

"El Espíritu del Señor está sobre mí,

por cuanto me ha ungido

para anunciar buenas nuevas a los pobres.

Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos

y dar vista a los ciegos,

a poner en libertad a los oprimidos" (Lucas 4:18 NVI)

 

No debemos pensar en nosotros mismos o en nuestro ministerio como un producto de venta. Pensar "Si no comparto lo suficiente, no pensarán que soy lo suficientemente bueno" o "Si no me invitan a más lugares o lugares más grandes con más personas, no debo ser tan popular, ungido , o lo suficientemente bueno ".

 

 

Las clasificaciones de Internet no definen quién es usted y el impacto que realmente está teniendo en este mundo. Hay personas que son poderosas en el Señor que nunca tendrán una página de redes sociales con millones de "me gusta" o millones de visitas en sus videos subidos, pero estas personas ungidas de Dios están saqueando el infierno y ganando cientos, si no miles de almas todos los días, todas las semanas, todos los años. Estas personas que no encontramos en Internet están levantando discípulos que también están cambiando el mundo a través del poderoso evangelio de Jesucristo.

 

 

Hay personas que nunca compartirán lo que están haciendo en una página de redes sociales, pero en ese glorioso día escucharán; ¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! (Mateo 25:21). No debemos vendernos a nosotros mismos ni al evangelio como producto. Simplemente debemos servir a Jesús en la forma en que nos ha llamado. Incluso si no parece que estás haciendo algo grande, si estás haciendo lo que Dios te llamó a hacer, estás haciendo una diferencia y estás cambiando el mundo.

 

Compañero ministro, guarda tu corazón sobre todas las cosas. Con casi 8 mil millones de personas en el mundo. Te puedo asegurar que no eres el único ministro que Dios está usando para manifestar su poder salvador. Mantente humilde ¡Ten animo! El evangelio se está extendiendo rápidamente por todo el mundo, y el regreso de nuestro Señor también se acerca rápidamente. Se acerca el día de la redención. ¡Corre la carrera con humildad y con todo tu corazón! 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter